Últimamente, los bancos están quitando las cláusulas suelo de las hipotecas sin mayores problemas, pero muchos de ellos están llevando a cabo estrategias en relación a las cláusulas suelo.

1. Acuerdo que impide reclamar:

Los bancos estarían presentando a los clientes unos acuerdos que al firmarlos eliminan la cláusula suelo de la hipoteca, pero al mismo tiempo impiden al hipotecado reclamar los intereses pagados de más por el suelo hipotecario. De esta manera la entidad deja de cobrar el suelo, pero el cliente pierde la retroactividad para poder demandar.

En algunos casos, incluso, los bancos ponen como condición para la eliminación de la cláusula suelo, la contratación de otro producto, lo que sería ilegal, incluso podría suponer un delito de extorsión.

2. El banco deja de cobrar el suelo, pero no lo anula:

La táctica más común sería que las entidades están dejando de cobrar el suelo de las hipotecas, sin presentar al cliente un acuerdo para firmar.
El truco consiste en que el banco no cobra el suelo pero en ningún momento anula la cláusula, por tanto en el futuro podría demandar al hipotecado los intereses que actualmente no le están facturando.

Por este motivo, el banco no confirma por escrito al cliente que admite la nulidad de dicha cláusula, ni modifica las escrituras de la hipoteca.

En definitiva, se trata de “acuerdos trampa”, para quitar temporalmente el suelo de la hipoteca, debido a que para los afectados ganar una demanda por cláusula suelo es más fácil que nunca. Tras la sentencia dictada por el Tribunal Supremo en mayo de 2013 la nulidad y la retroactividad están garantizadas si se demuestra la falta de transparencia.