Seguro que han oído hablar infinidad de veces del alquiler social.

Esta es una de las opciones que más se está utilizando tras ser desahuciados, pues no pueden permitirse alquilar por la vía normal ni mucho menos adquirir una vivienda en propiedad.

Ahora bien, no todo el mundo puede solicitarlo, sino que se deben cumplir unas condiciones necesarias para su concesión:

1) Que el desahucio se haya producido por impago de la hipoteca.

2) Que el desahucio se haya producido a partir del 2008
3) Que el banco demandante sea el mismo que ofrece la vivienda.
4) Que no podrá otra vivienda en propiedad

5) Dependerá del nivel de ingresos.

En cualquier caso, el alquiler social consistirá en el ofrecimiento por parte del banco de la vivienda desahuciada a cambio de un alquiler que oscilará entre los 150-400€ durante dos años cómo máximo.

En definitiva, una muy buena opción para todas aquellas familias con unos ingresos mínimos que no pueden pagar una hipoteca, pero sí un alquiler de este tipo.

En VERÓNICA BELÉN ADVOCATS podemos ayudarle a que su banco le ofrezca un alquiler social. Consúltenos.